Crítica: “Copenhagen” (2014)/ Rompiendo el círculo

copenhagenTítulo Original: Copenhagen
Año: 2014
Género: Drama
Director: Mark Raso
País: Canadá/ Estados Unidos

Un ejercicio de buen gusto con una historia que trasciende más allá de los créditos finales: 5/5

De esto hablamos cuando nos preguntan del porque seguimos escribiendo, del porque seguimos compartiendo. Se trata de una puerta de DOS VÍAS, pues les compartimos y nos comparten. En la actualidad el “boca en boca” es más fuerte que nunca y en un día de suerte podemos encontrar una recomendación que puede encantarnos, una cinta, una canción, un disco, lo que sea; lo conocimos cuando no pudo haber otra forma de haberlo descubierto.
Gracias a Carolina Haneke, quien nos recomendó a Stoffer & Maskinen, fue que recordé esta GRANDIOSA CINTA (cuyo Soundtrack es fuertemente influenciado por el dueto danés), la cual he visto nuevamente. Si en mi primer visionado de ella hace algunos años ya la consideraba como una gran cinta, ahora con un poco más de experiencia que dan los años, mi opinión no solamente se ha mantenido sino que a crecido.

Puede o no gustarme el “Cine de arte” pero, indiscutiblemente, algo que me llama mucho la atención del cine independiente son las propuestas propuestas que, si bien no son completamente nuevas, si tienen el valor de contar historias a su propio ritmo, sin personajes cliché y presentando situaciones que serían censuradas de tener “apoyo” de los grandes estudios.

Sinopsis:
Después de semanas viajando por europa y teniendo encuentros casuales con diferentes chicas, William es abandonado en Copenhagen por su mejor amigo pues éste, en un arrebato, decide ir a Lóndres a casarse con su novia. Will ha llegado a la ciudad en búsqueda de su abuelo que nunca conoció para entregarle una carta de su padre fallecido. Effy es una joven que trabaja en una cafetería. Ambos se conocerán y ella le ayudará no solamente a encontrar a su abuelo y descubrir el secreto que guarda su familia, sino también a ver la vida de una forma diferente y enfrentarla con madurez.

El director Mark Raso nos presenta una historia sobre un viaje para encontrar respuestas y de como el trayecto afectará a sus personajes.

La interacción entre William y Effy es el foco central de la cinta y que a su vez la hace sobresalir por como se desarrolla. La libertad que tiene la cinta se ve reflejada en la relación de sus protagonistas debido a la diferencia de edades. Es inevitable pensar que en el cine comercial tal relación sería censurada pero aquí es manejada no solamente de forma tan acertada sino que hace gala de buen gusto, dotándola de cierta “naturalidad” que la hace creíble impidiendo que se le tache de morbosa.

Tanto Gethin Anthony (William) como Frederikke Dahl Hansen (Effy) tienen una gran química en pantalla pero es ella la que se roba no solamente las escenas juntos sino toda la cinta. Basta con ver la escena en que Effy canta en el karaoke para quedar prendados de ella, de la escena y de la canción (cortesía de Estoffer & Maskinen), ya me había pasado algo similar con Scarlett Johansson en la GRANDIOSA Lost In Translation pero aún así, aquí creo que esta mejor logrado (y para que yo admita que hay algo mejor que en la cinta de Sofia Coppola es porque en verdad se lucieron).
William es un personaje difícil de apreciar en un principio, sobre todo si se tiene a Effy apropiándose de cada cuadro, pero conforme la cinta avanza y vamos conociendo más al personaje, sus traumas y resentimientos, puede que logremos identificarnos con él, además de que tiene un notable crecimiento como persona conforme va descubriendo el secreto de su familia.

La fotografía es simplemente excepcional. Pareciera que todo en la ciudad es hermoso y rústico y bohemio. La iluminación dota de una “limpieza” visual que nos hace sentir cómodos, como si de un pequeño lugar del paraiso se tratara. Las tomas abiertas de las calles y callejuelas le dan a la cinta una sensación hogareña y hacen ver a Copenhagen como una ciudad más pequeña de lo que es, casi como si se tratara de un pequeño pueblo, lo cual ayuda a centrarnos en los personajes y sus conflictos.

La música original y la licenciada se convierten en un personaje más, simplemente me resulta imposible imaginar a escenas claves acompañadas de otras canciones, como la ya mencionada escena de Effy cantando y, por supuesto, el emotivo final.

ROMPIENDO CÍRCULOS
Como ya lo había comentado, me siento profundamente identificado con la cinta. Pasé de ser hijo a convertirme en padre y eso me ha permitido ampliar mi visión de las cosas, me ha permitido ver y vivir la realidad desde la otra esquina, también me ha permitido decir: BASTA.

Para los que conozcan a mi familia y a mi, saben que somos personas muy apegadas a sus costumbres, las venimos preservando prácticamente desde el siglo XIX. Mi madre……mi madre es un personaje “complejo” del cual no me atrevería a decir cosas malas pero tampoco pretendo señalar que fue la mejor madre del mundo.

Mi generación ha sido la última que va a ser educada “a la vieja escuela”…..desconozco si para bien o para mal. Eso si, no es que nuestros padres y abuelos nos lo hayan puesto fácil o se quedaran de brazos cruzados.

A través de mis ojos veo “vicios” y errores en la forma de educarnos. No es que esté tomando de parámetros sobre lo moralmente correcto de la sociedad en la que nos desenvolvemos (que es cambiante y muchas de ellas simplemente no las apruebo), más bien los he identificado de esa forma por lo mucho que me lastimaron, los traumas que me dejaron y las tristezas que me produjeron…..innecesariamente.

Para terminar, no esperen un final tradicional, la cita lleva desde su inicio señalando que de tradicional tiene poco y su conclusión no va a cambiar de rumbo. En lo personal me dejó pensando y cuando una cinta se queda en la mente mucho después de sus créditos finales, es que algo hicieron bien…..muy bien.

GRAN, GRAN PELÍCULA.

Lo mejor es que la pueden encontrar en NETFLIX, para quienes tengan el servicio.

Anuncios

Un comentario en “Crítica: “Copenhagen” (2014)/ Rompiendo el círculo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s