Creando traumas: Llevando a mi hija a ver “It”

img-it-copy-01

Mi tiempo, tal vez, fue un tiempo más simple. Recuerdo haber visto la “teleserie” de “Eso” a una edad a la que, supuestamente, no debì verla. Fuera de la incomodidad que me causan los payasos y de las noches de pesadillas que tuve posterior a verla, hoy en dìa lo que más recuerdo es verla en compañía de mi familia en uno de esos sàbados de pelìculas en VHS rentadas en el videoclub local. Recuerdo estar sentado junto a personas que  ya no están con nosotros y también con personas a las que quería y que ahora, por decisiones propias y de ellos, ya no podemos estar bajo el mismo techo. La nostalgía siempre me ha acompañado y no me arrepiento de haberla visto, no me arrepiento de tener recuerdos gratos de aquellos, ya lejanos tiempos, en que todo era màs simple, más sencillo.

Como suelo hacer regularmente y, desafortunadamente, se está volviendo una costumbre, les ofrezco una disculpa por las semanas de inactividad del blog. Les escribo desde la HERMOSA ciudad de Toronto pues, como algunos sabrán, mi esposa se encuentra trabajando en dicha ciudad y por lo tanto mi hija y yo hicimos el esfuerzo para poder pasar algunos días a su lado. Mi hija a querido pasear y es hasta ahora que me doy un espacio para poder escribir.

Sin mi esposa en la ciudad de Cuernavaca, fue tarea de mi cuñada, su esposo y yo el darel su primer “trauma” a la pequeña y la llevamos al cine a ver la nueva versión de “It” (Eso).

Llegamos al cine, compramos los boletos y botana varias  porque no se va al cine verdaderamente sin, mínimo, palomitas. Al tratar de ingresar a la sal nos topamos con un problema que nadie habíamos previsto y es que nos dijeron que la niña no podía ingresar, pues la cinta para adolescentes y adulto. Vamos, despuès de verla es entendible que la cinta toca temas un tanto “fuertes” y que, a como está la sociedad de “espantada”, la situación podía causarle problemas a la administración si algún buen samaritano lo daba a conocer.

Lo cierto es que entendía la preocupación de la administración y mientras les hacía entender que yo, como padre de la menor, aceptaba toda la responsabilidad, no dejaba de pensar y de tener ganas de decirles que mi hija no ve pelívulas de Disney y que prefiere jugar Bloodborne (que es para mayores de edad), pero eran cosas que no tenían porque saberlas. Así que después de casi hacerme firmar una carta responsiva, nos dejaron entrar.

El post no es para analizar la cinta pero debo de decir que es buena, más de lo que esperaba. Mi hija se sentó a mi lado y hubo momentos en los que me abrazaba y escondía su cabeza en mis brazó. Le decía que si no quería verla nos podíamos salir a lo que ella inmediatamente decía “no, si quiero, solo que me asusté”.

Conozco a mi hija y su curiosidad es tan grande que se vuelve una de sus virtudes pero también será uno de sus grandes defectos. Sabía que la cinta la iba a atrapar y que, por más miedo que le causara por momentos, iba a querer saber en que terminaba. Sabía que le llamaría la atención porque “It” no es solamente sobre un ser sobrenatural con forma de payaso, es, posiblemnte, más sobre UN GRUPO DE NIÑOS “RAROS” y su forma de enfrentar el mundo, uno que resulta amenazante y que los considera inferiores.

Mi esposa y yo nos declaramos responsables por la forma de ser de nuestra hija. En las escuelas en las que ha estado la han considerado retraida, tímida, nada más lejos de la realidad porque es una parlanchina a más no poder. No tiene amigos porque le hemos enseñado que no puede ni debe confiar tan facilmente en las personas, situación de la que, ahora menos que nunca, no me arrepiento de haberle enseñado (si a mi, un adulto con experiencia, confié en alguien y me defraudo enormemente. Es justo que ella lo vaya entendiendo lo más pronto posible).

He querido que Veruza viera la cinta mientras su inocencia infatil le ayuda a tener miedo a ese tipo de seres, porque tampoco hemos escatimado tiempo en inculcarle que no hay fantasmas o seres sobrenaturales a los cuales temer más que al monstruo más grande de todos: El Ser Humano.

Soy un fan del cine de terror. He visto cualquier número de películas sobre diferentes seres y de diferentes paises y si bien hay algunas que me “entretienen”, el miedo que sentí en mi infancia al ver algunas de ese tiempo, nunca volvió, porque he visto los horrores de los que es capaz el hombre, no hay un monstruo al que yo le tema más.

Al llegar a casa, ella me pidió que sus perros y ella durmieran conmigo. Lo permití. Lo hice porque no hay nada de malo en tener miedo y aceptarlo. Porque quiero que en su memoria se quede ese temor y el como se sintió mejor al lado de su padre, quien tal vez no logre protegerla de todo pero que sin duda daría su vida para hacerlo. Ya más tranquila en la habitación no dejaba de contarme sus impresiones, tanto respecto al payaso Pennywise como al grupo de niños, Sus preguntas no se hicieron esperar respecto a la situación de Beverly y su padre (abuso sexual), respiré profunde y traté de explicarle lo que sucedía, en ese momento y a su edad. No fue fácil pero no es mi papel ocultarle el mundo con sus maravillas y sus horrores, mi papel es prepararla lo mejor posible y cuanto antes mejor.

Tardó bastante en caer dormida abrazada a mi. En la madrugada se despertó abruptamente a consecuencia de una pesadilla que involucraba a Pennywise. Sentí que debíamos tener una conversación más al respecto y fue acerca de como los niños triunfaron sobre el payaso. El como rodearse de personas confiables nos ppermite realizar actos que por nosotros mismos serían imposibles de superar. Ella tiene a su amiga y a su familia para hacerle frente a lo que venga. Tendrá en el futuro la posibilidad de confiar en más personas y con ellas enfrentará nuevos retos y peligros. Nunca le dije que superaría todos. No era mi intención mentirle, mi intención es que fuera juntando el valor para hacerles frente y que sepa que es normal en la vida afrontar adversidades. Después durmió, durmió tranquila y en ese momento pensé que mi objetivo lo había cumplido.

En un acto de egoismo hice a mi hija ver una película que le provocó pesadillas las primeras noches. Lo acepto. Pero al igual que yo y que muchos otros, será algo que va a superar y para cuando ni su madre ni yo estemos ya en éste mundo, ella recordará a “Eso”, del día que fue en compañía de su padre y sus tíos, de la noche que durmió abrazada a su padre y de como el miedo se fue. Se acordará de mi, le causará nostalgía y nunca se arrepentirá de haberla visto…….tal como me pasó a mi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s